¿Sufres de insomnio?

¿Sufres de insomnio?

COMPARTIR
insomnio

El insomnio puede ser uno de los desórdenes más desesperantes que existe, porque te limita una de las necesidades más básicas del ser humano como lo es dormir.

Pasar una noche en vela, dando vueltas en la cama sin poder conciliar el sueño es una de las experiencias más desagradables que pueden existir.

Básicamente, el insomnio se puede definir como la dificultad de dormir y quedarse dormido por el tiempo necesario para conseguir un descanso saludable.

Una persona que suele sufrir de insomnio, puede presentar alguna de las siguientes quejas:

  • No poder dormir.
  • Despertarse varias veces en la noche.
  • Despertarse temprano sin necesidad.
  • Sensación de no haber dormido bien.

Además, en el transcurso del día las personas que no tuvieron un sueño reparador la noche anterior, pueden sentirse cansados, irritables, tristes o ansiosos, y presentar problemas de concentración o memoria.

El insomnio es un trastorno que tiene muchísimas causas e incluso varias cosas pueden suceder al mismo tiempo y cada una ser una razón para que la persona no duerma bien.

Razones como:

  • Enfermedades psiquiátricas (depresión, trastornos de ansiedad).
  • Siestas largas.
  • Ingesta de cafeína.
  • Actividad física fuerte antes de dormir.
  • Horarios inconstantes.
  • Enfermedades crónicas que impliquen dolor o falta de aire.
  • Enfermedades durante el sueño.
  • Medicamentos.
  • Idiopático (sin razón aparente).

El insomnio es sumamente común y se estima que alrededor de un 95% de la población adulta, en algún momento de su vida ha sufrido de al menos un episodio de insomnio.

Sin embargo, el insomnio crónico, que dura por más de seis meses, es mucho menos común, afectando entre el 8 y el 18% de la población solamente.

Aunque casi todo el mundo en algún momento ha pasado al menos una noche en vela, hay grupos de personas que pueden ser más propensas a este trastorno.

Aquellas personas que por algún motivo estén pasando por momentos de estrés; personas con problemas personales o de trabajo, o que sean de naturaleza ansiosa o depresivos, los que tienen trabajos con horarios irregulares que les impida mantener horas fijas para irse a la cama y levantarse, fumadores o que tomen alcohol y aquellos que estén en zonas donde haya mucho ruido ambiental, se consideran de alto riesgo para sufrir de insomnio.

El tratamiento para este trastorno es complejo y dependiendo de la razón que la causa puede tener distintos niveles de efectividad.

Por lo general se recomienda tratar de ir a la cama solo cuando se va a dormir y cuando se tiene sueño, no quedarse en la cama dando vueltas esperando a ver si se queda dormido, porque al ver que no es así, aumenta el nivel de ansiedad, convirtiéndose en un círculo vicioso.

También existen muchas drogas diseñadas para combatir el insomnio, las cuales deben ser tomadas bajo estricta supervisión médica.