Sangrado por la nariz

Sangrado por la nariz

COMPARTIR

El sangrado de la nariz ocurre cuando se produce una pérdida de sangre del tejido que recubre la nariz.

Esto es un fenómeno bastante común, que suceden en su mayoría cuando existen leves irritaciones o resfriados. Hay que tomar en cuenta que la nariz tiene en su recubrimiento interno, una gran cantidad de pequeños vasos sanguíneos, que pueden sangrar con facilidad. El mismo aire que se inhala y pasa por la nariz, puede secar esas membranas causando irritación, formando pequeñas costras que sangran al desprenderse o irritarse más.

Durante épocas de frío pueden ocurrir con más frecuencia, ya que los virus gripales abundan y debido a las calefacciones el aire que se respira en el interior de casa y edificios, es más seco, teniendo las consecuencias que ya se mencionaron.

Por lo general, las hemorragias se ubican en el tabique, en la porción frontal, siendo estas fáciles de controlar, sin embargo en algunos casos se puede presentar en la parte más alta o más profunda del tabique, que pueden ser un poco más complicadas de detener.

Las razones para que se presenten sangrados nasales pueden ser:

  • Irritaciones de la mucosa nasal causadas por alergias, sinusitis o resfriados.
  • Aire muy seco o frío.
  • Hurgarse la nariz.
  • Sonarse la nariz con demasiada fuerza.
  • Lesiones en la nariz.
  • Desviación en el tabique.
  • Irritantes químicos.
  • Uso indebido de aerosoles nasales.

Si las hemorragias se hacen demasiado frecuentes, esto puede ser señal de un problema de salud como hipertensión arterial, un tumor en la zona de la nariz o senos paranasales o un trastorno hemorrágico. Hay ciertos medicamentos con propiedades anticoagulantes, como la warfarina, ácido acetilsalicílico o clopidogrel, que pueden causar o empeorar los sangrados por la nariz.

En caso de que se presente una hemorragia nasal, se pueden seguir los siguientes pasos para detenerla:

  • Tomar asiento y haga leve presión sobre la parte blanda de la nariz con los dedos índice y pulgar, para que las fosas nasales queden cerradas, por unos 10 minutos.
  • Respirar por la boca e inclinarse hacia adelante, de esta forma evitará tragar sangre.
  • Esperar unos 10 minutos antes de chequear que la hemorragia haya cesado. Es importante esperar un tiempo prudencial para dar oportunidad a que la sangre se detenga.

Colocarse compresas frías o con hielo sobre el puente puede ser de ayuda, pero nunca se coloque gasas en el interior de la nariz.

No es recomendable estar en posición horizontal mientras exista el sangrado nasal y se debe evitar respirar o sonarse la nariz por unas horas después de que se detenga la hemorragia. Si el sangrado no se detiene, se puede usar un descongestionante en aerosol, ya que estos ayudan a sellar pequeños vasos sanguíneos y detener la hemorragia.