¿Sabías que saltar la cuerda es un gran ejercicio?

¿Sabías que saltar la cuerda es un gran ejercicio?

COMPARTIR

De pequeños muchas personas saltaban cuerda como juego entre amigos, muchas veces lo hacían en pareja y hasta venían con cantos y rimas. Ya de adultos, aunque no necesariamente sea una mala opción, estoy segura que más de uno estaría muy dispuesto a intentarlo de nuevo, quizás ya no lo vean como un juego sino como una excelente forma de hacer ejercicio. Si uno lo piensa un poco, saltar cuerda es una manera muy eficaz de quemar calorías, tonificar los músculos y eliminar la grasa que sobra en el cuerpo.

Saltar la cuerda por 10 minutos, es equivalente a trotar por espacio de 30 minutos

Claro que hay que tomar en cuenta la intensidad, pero para aquellos que quizás se les dificulte salir a correr, esta es una buena alternativa. Se ha sugerido que un buen ritmo para saltar cuerda es de dos saltos por segundo.

Entre los muchos beneficios que aporta saltar la cuerda, tanto como ejercicio como actividad recreativa, se pueden nombrar:

  • Mejora la función de todo el sistema cardiovascular.
  • Las vías respiratorias, articulaciones y en general la estructura ósea, se ve fortalecida.
  • Por la naturaleza del ejercicio, varios grupos musculares se ven en la obligación de trabajar al mismo tiempo; glúteos, abdomen, brazos, hombros, espalda, piernas y pantorrillas.
  • Mejora el sentido del equilibrio y los reflejos.
  • Se fortalece el corazón.

Si se quiere empezar a realizar esta actividad física, como rutina de ejercicio, aquí damos unas recomendaciones para asegurar que el desempeño sea óptimo:

  • Es importante calentar un poco antes de comenzar. Subir y bajar escaleras, trotar unos minutos, así sea en el mismo punto, la idea es que el cuerpo y los músculos entren en calor.
  • El torso se debe mantener en posición recta, y que la mirada sea siempre hacia el frente.
  • No se deben usar los brazos para que la cuerda gire, solo se debe usar la muñeca.
  • Para impulsar el salto y aterrizar, hay que tener cuidado de hacerlo siempre con la parte delantera de los pies, o sea, de puntilla.
  • No es necesario que el salto sea muy alto, con 3 o 4 centímetros es suficiente. Eso evitará que el impacto sea demasiado fuerte para las rodillas y articulaciones.
  • La longitud de la cuerda debe ser tal que al pisarla, las puntas lleguen a tus axilas.
  • Si al hacer los saltos, sientes algún dolor o molestia, deberás detenerte y consultar con un médico.
  • Si tienes un historial de problemas en la columna, este ejercicio no es recomendable.