Rinoplastia

Rinoplastia

COMPARTIR

Es una intervención quirúrgica en la que se atienden problemas de estética de la nariz, como la llamada giba ósea, o el hueso que sobresale del dorso de la nariz, desviaciones y malformaciones congénitas, así como secuelas de traumatismos o accidentes que puedan afectar la estructura de la nariz. A veces la nariz se encuentra obstruida por desviaciones del tabique nasal, y cuando es así, la cirugía se llama rinoplastia funcional o septorrinoplastia.

Las rinoplastias en la actualidad, por lo general buscan que la nariz devuelva la proporción armonía a la cara del paciente. El objetivo de los cirujanos es producir narices que no tengan el típico aspecto de “nariz operada”.

Existen dos tipos principales de rinoplastia: la cerrada y la abierta. La rinoplastia cerrada se lleva a cabo cuando el acceso se puede realizar a través de las fosas nasales, para llegar a los cartílagos, tabique o zona en la que se debe trabajar. La cirugía se realiza sin dejar cicatrices ya que no se hacen incisiones exteriores. La rinoplastia abierta es un poco más compleja, ya que el cirujano debe realizar una incisión por la parte media de la nariz. Este tipo de cirugías se recomiendan en pacientes con casos más complicados o si se trata de segundas operaciones.

Cuando se trata de cirugías con fines estéticos por lo general las modificaciones abarcan el dorso nasal y la punta de la nariz. Luego de que el cirujano haga el análisis, se determinará si el dorso nasal necesitará ser aumentado, disminuido o alineado. Si requiere aumentarse, se deberá usar injertos de cartílago, casi siempre del mismo paciente y este tipo de intervenciones son practicadas en personas con deformidades ya sea por malas cirugías anteriores, accidentes o traumatismos.

Si se quiere reducir la giba nasal, que es cuando se puede observar una joroba, se usan técnicas con bisturí, cincel o limas. Para la alineación del dorso, el cirujano procederá a realizar fracturas u osteotomías en la bóveda ósea, para así poder alinear de forma adecuada la línea media de la nariz.

Cuando se trata de modifica la punta de la nariz, se debe tener mucho cuidado; es la parte de la cirugía que requiere más experiencia y habilidad artística por parte del cirujano. El procedimiento consiste en la eliminación de la parte cartilaginosa del vértice, que está malformada o destruida, y luego sustituirla con tejido blando, para así conseguir un vértice suave y armonioso.

Los pacientes se pueden ir a sus casas una vez que los efectos de la anestesia no estén presentes, unas 3 a 6 horas después de la cirugía. Los primeros días el paciente debe tener reposo relativo, ingiriendo mucho líquido y evitar posiciones totalmente horizontales y siguiendo las instrucciones de los medicamentos al pie de la letra. El vendaje y la férula permanecerán por un tiempo, entre 1 a 3 semanas, después del cual será retirado. Se debe observar con cidado en caso de que hayan desviaciones del dorso de la nariz.