Qué es la balneoterapia y cómo ayuda a la salud

Qué es la balneoterapia y cómo ayuda a la salud

COMPARTIR
balneoterapia

La balneoterapia es uno de los tratamientos que más populares se han vuelto en algunos países, destinado a mejorar la belleza corporal pero también con fines terapéuticos y medicinales, y aunque hoy en día está teniendo un gran auge, se cree que ya desde el siglo XVIII, comunidades griegas y romanas utilizaban estos métodos para sanar.

Básicamente este procedimiento se trata de sumergir a los pacientes en aguas, bien se frías o calientes (depende del caso que la persona desee tratar), que se mantienen en movimiento debido al uso de motores para masajes hidráulicos; también puede incluir chorros de agua y simulación de un canal de río o las olas del mar.

Balneoterapia contra enfermedades

La balneoterapia ha conseguido mejorar y curar enfermedades en las personas, y es que las aguas termales destinadas para estos fines contienen sus minerales naturales como el azufre, el selenio, silicio y radio), e incluso se aprovechan sus barros.

Así pues, el sumergirse en estas aguas mejora todos los sistemas del cuerpo humano tales como el sistema digestivo y el sistema muscular, ya que los masajes colaboran para que se estimulen estas áreas, pero también es un excelente aliado para mejorar el sistema cardíaco, ya que ayuda a la circulación sanguínea.

No se pueden dejar de mencionar el sistema nervioso y el respiratorio, y es que, por un lado, la balneoterapia relaja el cuerpo y la mente, ayudando a generar hormonas de bienestar y eliminar dolores de cabeza y tensiones dañinas, mientras que, por el otro, los gases y vapores que suele expulsar el agua termal permite abrir las vías respiratorias, mejorar enfermedades como el asma y contribuir a la cura de gripes y/o alergias.

Balneoterapia y la belleza

La balneoterapia también tiene efectos que se ven desde afuera, pues al eliminar células muertas y residuos dañinos de la piel (generados por la contaminación del día a día), ésta luce, instantáneamente, mucho más bonita, hidratada, limpia y uniforme.

Es más que lógico que el hecho de darse un descanso bajo el agua y disfrutar de masajes terapéuticos tiene una gran influencia en la apariencia corporal, pues la mente y el cuerpo van de la mano y con una compostura más serena traerá como consecuencia un aspecto más juvenil, fresco y radiante.

Así que al menos unas cuantas veces al año ¿Por qué no gozar de los beneficios termales?