Oncocercosis : La ceguera de los ríos

Oncocercosis : La ceguera de los ríos

COMPARTIR

La oncocercosis o también llamada ceguera de los ríos es una enfermedad causada por un parásito  llamado Onchocera volvulus. Este parásito o gusano ingresa al cuerpo por la picadura en repetidas ocasiones de la mosca negra. Se le llama ceguera de los ríos porque estas moscas negras suelen abundar en sitios donde hay agua dulce, como ríos y lagunas. Se presenta más que todo en el continente africano, centro y Suramérica.

Esta enfermedad presenta síntomas de tipo cutáneo, que pueden ir desde un simple escozor en la piel hasta posibles cambios en el color, elasticidad y grosor de ella. Estos síntomas en realidad no son de gravedad, sin embargo se puede presentar la condición más severa, que ocurre cuando el parásito llega a afectar el ojo, produciendo ceguera de forma irreversible.

Transmission de la Oncocercosi

Para que la enfermedad se instale, es necesario que la mosca pique en varias oportunidades a la persona, por lo que no es común que turistas o aquellos que van de paso en las zonas más afectadas resulten contagiadas.

Además, para que el gusano pueda sobrevivir, es necesaria la presencia de una batería llamada Wolbachia. Cuando una mosca infectada pica a la persona, esta deposita larvas en la piel, cuyo período de incubación es de 6 a 12 meses. Una vez desarrollados, los gusanos hembras pueden medir entre 20 a 80cms de largo y los machos unos 3 a 5cms.

 Los síntomas de la Oncocercosis

Los síntomas de la oncocercosis dependen de si es ocular o cutánea. Cuando se trata de la ocular, se puede observar la presencia de larvas en el ojo cuando se examina usando una lámpara de hendidura.

A medida que la enfermedad avanza se pueden presentar síntomas como queratitis punteada, en la que se puede ver un punteado en la córnea, queratitis esclerosante que tiene como consecuencia la ceguera total. También aparece la uveítis, que consiste en la inflamación del ojo por dentro, daños en el nervio óptico y afectación de la retina en general. Todo esto puede resultar en la ceguera del paciente.

 El tratamiento de la Oncocercosis

El consiste en la administración de ivermectina, cuyo mecanismo de acción es la destrucción de las larvas, esteriliza los gusanos adultos y es de efecto prolongado. La dosis se repite cada 3 a 6 meses hasta que el paciente esté libre de síntomas. En algunos casos, será necesario continuar el tratamiento por muchos años. La ivermectina tiene efectos secundarios que pueden incluir: fiebre, mareos, dolor muscular, dolor en articulaciones y picazón.