¡Mira cómo puedes potenciar tus sopas y cremas!

¡Mira cómo puedes potenciar tus sopas y cremas!

COMPARTIR

Las sopas y las cremas son una excelente fuente de alimentación, por lo que es muy recomendable incorporarlas a nuestra dieta diaria sin ningún tipo de pretextos. Los expertos sugieren consumirlas por las noches, porque son ligeras pero generan saciedad, no quedarás con hambre ni ganas de picar chucherías.

Sopas y cremas como principal fuente de alimentación

Existen recetas que ayudan a potenciar aún más los minerales presentes en estas comidas, los cuales resultan fundamentales para el buen funcionamiento del organismo. Es importante que algunos componentes formen parte de la alimentación, como  lo es el caso del calcio, hierro, zinc, cobre, potasio y magnesio.

Todos ellos contribuyen al equilibrio del pH, unos tejidos más fuertes y el traslado del oxígeno necesario para vivir. Te recomendamos incorporar los siguientes minerales.

Beneficios de utilizar algas en nuestras recetas

Las algas son muy comunes en los platillos de la comida asiática, pero no debería faltar en el resto de las cocinas del mundo. Mira todos los beneficios que aporta: son depurativas y son fuente importante de hierro, magnesio, potasio y yodo. Lo que sin duda le otorgar a las sopas y cremas un sabor exquisito. Además de que también son un ingrediente complementario de la gran mayoría de ensaladas.

Setas, hongos o champiñones

En los supermercados puedes hallar también las setas, unas especies de hongos que la verdad tienen muy poca grasa y carbohidratos. Sus componentes son las vitaminas y minerales como el selenio, cobre, potasio y fósforo. Es el champiñón el tipo más utilizado en la cocina. Úsalo en la elaboración de tus platos y degusta una buena receta.

Especias y yerbas

No tienes que adquirir un sinfín de condimentos que son procesados para darle sabor a tus comidas, puesto que de una forma sencilla y rápida puedes optar por especias y yerbas aromáticas, que sin duda sol totalmente saludables y le dan ese toque delicioso a los platos. Cada una tiene diferentes minerales y componentes, todos realmente buenos para la salud. Por ejemplo, la canela por su parte tiene potasio y calcio, pero el orégano contiene hierro, fósforo, magnesio, calcio y potasio.

Asimismo la cúrcuma (sodio, hierro y calcio), la albahaca (magnesio y calcio) y el jengibre (zinc, manganeso y cromo). No dejes de investigar al respecto, en el mundo culinario hay muchas alternativas para comer sabroso y sano. Dale paso a los productos naturales, porque a la larga no nos harán daño.

Acostumbra también a tu familia a comer sopas, caldos y cremas, recuerda que nunca estará de mas promover el buen consumo de vitaminas. ¡Excelente fuente de salud y felicidad!