Lesión del Ligamento Cruzado Anterior

Lesión del Ligamento Cruzado Anterior

COMPARTIR

Es cuando ocurre un estiramiento excesivo o la ruptura parcial o total del ligamento cruzado anterior de la rodilla. La rodilla es una articulación compleja que se ubica uniendo el extremo inferior del fémur y la parte superior de la tibia. Esta articulación contiene cuatro tipos de ligamentos principales:

  • Ligamento colateral medial. Previene que la rodilla se doble hacia adentro.
  • Ligamento colateral lateral. Previene que la rodilla se doble hacia afuera.
  • Ligamento cruzado anterior. Asegura que la tibia no se deslice hacia adelante.
  • Ligamento cruzado posterior. Impide que la tibia se deslice hacia atrás.

Las causas más frecuentes para lesiones del ligamento cruzado anterior suelen estar relacionadas a deportes y ejercicios físicos, como por ejemplo:

  • Recibir un fuerte golpe en el costado de la rodilla.
  • Extender de forma excesiva la articulación.
  • Si se frena de forma repentina y se cambia la dirección corriendo, o girar al aterrizar de un salto.

Los deportes donde se registran con más frecuencia este tipo de lesiones son el fútbol, el esquí, el basquetbol y el fútbol americano. Habitualmente las lesiones del ligamento cruzado anterior no ocurren solas, es decir, vienen acompañadas de otras lesiones en la rodilla, como por ejemplo rupturas en el ligamento colateral medial y del menisco lateral.

En un gran número de casos, cuando se rompe el ligamento cruzado anterior, la ruptura se da en la mitad del ligamento o se desprende del fémur. El espacio que queda entre los bordes rotos no sanan solas. Los síntomas de una lesión del ligamento cruzado anterior incluyen:

  • Crujido en la rodilla al momento de generarse la lesión.
  • Hinchazón en la rodilla dentro de las 6 horas siguientes al producirse la lesión.
  • Dolor, sobre todo al tratar de apoyar la pierna lesionada.

Cuando la lesión es leve, las personas pueden sentir que la rodilla no está estable o que se afloja al tratar de usarse. Si se sospecha que se ha lesionado el ligamento cruzado anterior, es importante:

  • NO mover la rodilla.
  • Utilizar una férula para mantener la rodilla derecha  y estable hasta que lo vea un médico.
  • NO hacer ninguna actividad física o deporte hasta finalizar el tratamiento.

El tratamiento para las lesiones de ligamento cruzado anterior es inevitablemente cirugía. Hoy en día las técnicas para estas operaciones mejoran con rapidez y una vez que se ha intervenido y reparado la lesión, la persona debe someterse a terapia para recobrar la movilidad de la articulación, mejorar la fuerza en la pierna y volver a su rutina diaria poco a poco.