Las dolorosas aftas

Las dolorosas aftas

COMPARTIR
Las dolorosas aftas

Llagas, úlceras, aftas, estomatitis…distintos nombres para la misma lesión que se ve como una llaga abierta con un borde rojo y brillante en la boca; son muy dolorosas y molestas. No se deben confundir con las lesiones producidas por el herpes labial.

Las razones por las cuales aparecen estas lesiones, son muchas y en algunos casos es muy difícil de determinar.

Las causas más comunes suelen ser traumatismos; ya sea por una mordedura accidental, roce con aparatos de ortodoncia, limpieza dental agresiva, comer alimentos duros que lesionen las encías o mejillas.

Infecciones virales, estrés, una falta de algunas vitaminas y minerales, alergias a ciertos alimentos, quemaduras y cambios en los niveles hormonales, son otras razones frecuentes para que estas lesiones se desarrollen.

Se ha determinado que son más comunes en mujeres que en hombres y en algunos casos, ser propensos a ellas tiene un factor hereditario.

Las aftas son muy fáciles de identificar; tienen rasgos muy distintivos y el dolor y molestia producidos no se parecen a otras condiciones. Suelen aparecer en las partes internas de las mejillas, en los labios, lengua y encías.

Son lesiones blanquecinas o amarillentas pequeñas, con un distintivo borde rojo intenso y brillante. Con los días pasan a ser más bien grisáceas y van disminuyendo de tamaño.

Si son muchas o son muy grandes, pueden causar fiebre y malestar general o inflaman los ganglios linfáticos. Los síntomas persisten alrededor de una semana a diez días por lo general, aunque si son muy grandes o muchas, pueden tardar hasta un mes.

Casi siempre las aftas se curan solas sin necesidad de tratamiento, pero se pueden tomar medidas para que la molestia sea menor.

Es recomendable evitar comer alimentos muy condimentados o picantes ya que irritan mucho las lesiones y empeoran la situación. También los enjuagues de agua con sal tibios o enjuagues suaves SIN alcohol, pueden aliviar un poco el dolor.

También existen algunos medicamentos especializados para ser usados en casos graves. Los enjuagues bucales con gluconato de clorhexidina y corticosteroides, ya sea en forma de pastillas o aplicados directamente sobre la úlcera son indicados para estos casos.

Si un afta permanece sin curarse por más de dos semanas o si empeora, si presenta esta lesiones con frecuencia o si presenta otros síntomas, como fiebre, dolores de cabeza, diarrea o alguna erupción en la piel, es buena idea llamar al médico para que se le haga un chequeo más profundo.