La hipertensión arterial

La hipertensión arterial

COMPARTIR

La fuerza que se ejerce sobre las paredes de las arterias al momento en que el corazón bombea la sangre es llamada presión arterial. Si esa presión es alta, se dice que se sufre de hipertensión arterial. La presión arterial se lee en dos números; la sistólica, que es el número mayor y la diastólica que es número de menor denominación. Por ejemplo 110 sobre 70, que en escrito se coloca como 110/70 mm Hg.

Se considera que la presión arterial es normal cuando esta es inferior a 120/80 mm Hg. Si la presión es superior a 140/90 mm Hg, se habla de hipertensión arterial. Si los valores se encuentran entre estos dos límites, se le llama prehipertensión.

Las personas con historia de problemas del corazón o renales o de accidentes cerebrovasculares, deben mantener su tensión baja, incluso es posible que su médico recomiende que sea más baja de los niveles normales. Los factores que pueden tener efectos negativos sobre la presión arterial son muchas, pero incluyen:

  • Los niveles hormonales de la persona.
  • El estado de salud de los riñones, los vasos sanguíneos o el sistema nervioso.
  • La cantidad de agua y sal en el organismo.

A medida que pasan los años, los vasos sanguíneos se pueden volver más rígidos, elevando así la presión arterial. Cuando se sufre de hipertensión, los riesgos de padecer enfermedades del corazón, accidentes cerebrovasculares e insuficiencia cardíaca, aumenta muchísimo. Entre los factores predisponentes o de riesgo para sufrir de hipertensión arterial, se pueden mencionar:

  • Se tiene sobrepeso.
  • Se siente estresado o ansioso.
  • Es bebedor diario de alcohol.
  • La comida que ingiere es demasiado salada.
  • Existen antecedentes familiares de hipertensión.
  • Es diabético.
  • Es fumador.

La hipertensión no suele presentar sintomatología. Casi siempre es detectada en un examen médico. En vista de que ella como tal no tiene síntomas específicos, es habitual que la persona sufra de enfermedades del corazón o riñones sin que sepa que sufre de hipertensión arterial.

Cuando la presión arterial sube demasiado, se pueden manifestar una serie de dolencias que deben llamar la atención. Estas incluyen:

  • Fuerte dolor de cabeza.
  • Náuseas.
  • Confusión.
  • Sangrado nasal.

El tratamiento para la hipertensión arterial incluye cambios en el estilo de vida; tales como bajar de peso, hacer ejercicios, cambios en la dieta, aumentar la ingesta de agua, dejar de fumar, reducir el consumo de alcohol, reducir la cantidad de sal en las comidas, reducir el estrés. También deberá recetarle medicamentos específicos para la disminución de la tensión arterial.