LA GRASA QUE PUEDES (Y DEBERIAS) DE COMER AL BAJAR DE PESO

LA GRASA QUE PUEDES (Y DEBERIAS) DE COMER AL BAJAR DE PESO

COMPARTIR

 

La grasa saludable provee beneficios de pérdida de peso, aquí te hablamos de ello.

La grasa es un nutriente esencial, uno de los 3 macronutrientes que tu cuerpo necesita para funcionar adecuadamente, no es simplemente beneficiosa, es esencial.

¿Qué es lo que hace?

La grasa alimenticia provee ácidos grasos esenciales para el crecimiento, una piel saludable, absorción de vitaminas y el correcto regulamiento de funciones del cuerpo.  La grasa que se almacena en tu cuerpo, llamada grasa corporal, te da energía durante las épocas de hambruna y protege los órganos vitales.

Mucha gente al hacer dieta, evita comida con grasa, como aceites para cocinar, nueces y aguacates y restringen su consumo, de este modo terminan comiendo más carbohidratos y proteína para lograr sus calorías diarias, pero hay 3 importantes razones para comer grasa si estás a dieta.

  • La grasa te da saciedad

Las comidas con grasa se tardan más tiempo en ser digeridas que las que son ricas en carbohidratos, como resultado, estarás satisfecho por más tiempo y puede ser que evites los antojos. Por ejemplo, si desayunas un omelette solo de claras y con queso light, a la media mañana puedes ya tener hambre, pero si usas el huevo entero o una porción pequeña de queso normal, te sentirás lleno por más tiempo y esto puede salvarte de ir por una golosina a la maquina vendedora

  • La grasa te da satisfacción

Comer comida con grasa, como los aguacates, nueces o el aceite de oliva, puede ayudarte a lograr tu meta de pérdida de peso al proveerte de un mayor sentido de saciedad y de satisfacción, la grasa se siente mejor en la boca y se disfruta más el comerla.

  • La grasa sabe bien

Los humanos estamos naturalmente inclinados a preferir el sabor de la comida si añadimos algo de grasa.  Claro que se pueden tomar decisiones más inteligentes, en vez de utilizar mantequilla en tu pan, puedes poner una rebanada de aguacate, en vez de manteca para freír el pescado, utiliza una pequeña cantidad de aceite de oliva. En vez de añadirle unas chispas de chocolate a tu yogurt para tener una mejor textura, utiliza semillas de chía para que también aumentes tu consumo de fibra y ácidos grasos omega 3.

Si quieres seguir bien tu dieta y disfrutar de los beneficios de las grasas, elige las grasas buenas, limitando la grasa saturada y si puedes, evitar las grasas trans. Recuerda, la grasa no es tu enemiga.