La gastritis

La gastritis

COMPARTIR
gastrita

La mucosa gástrica, que es un revestimiento celular del estómago que lo protege de los ácidos gástricos, se puede inflamar, y a esta inflamación se le llama gastritis.

Las causas de esta molesta inflamación pueden ser muchas, pero entre las más comunes podemos mencionar el consumo de alcohol, fumar, ciertos alimentos, algunos medicamentos como los AINEs, infecciones bacterianas y cirugías.

En los años más recientes, cada vez hay más evidencia de la relación entre la bacteria Helicobacter Pylori y la gastritis, y más de la mitad de los afectados por gastritis al ser examinados para la presencia de este microorganismo, sale positivo.

Los síntomas de la gastritis suelen ser bastante variables, porque en realidad depende de cada persona.

Sin embargo, los síntomas más frecuentes incluyen dolor de estómago y molestia general, vómitos, náuseas, ardor y presencia de sangre en las heces o en el vómito.

Para realizar un diagnóstico certero, es necesario hacer un estudio celular, para ello se debe realizar una endoscopia y obtener una muestra de la mucosa y someterla a análisis.

Así que es imposible tener un diagnóstico definitivo solamente por examen clínico, sino que es obligatorio hacer estas pruebas invasivas para confirmar.

El tratamiento por lo general consiste en antiácidos y cualquier otro medicamento para disminuir la cantidad de acidez en el estómago, aliviando los síntomas y ayudando la regeneración de la mucosa.

Cuando la gastritis está relacionada a otras infecciones o enfermedades, es importante atacarlas también.

Se recomienda, adicionalmente, hacer cambios en la dieta, ya que se sabe que hay alimentos y bebidas que producen irritación en la pared estomacal y se deben evitar.

Por otro lado, hay alimentos que más bien pueden ayudar a la recuperación y en alivio de los síntomas. Alimentos como pasta, arroz, carnes magras, huevos, pescados, verduras cocidas sin piel y bebidas sin cafeína son recomendadas.

Los que se vayan a cocinar, que sean al horno, hervidas o a la plancha, ya que hay que evitar comidas fritas.  Los que hay que evitar a toda costa son los alimentos muy fríos o calientes, la pimienta, el vinagre, café, alcohol, té, vinagre.

Las cantidades también son importantes tomar en cuenta; se recomienda comer porciones pequeñas varias veces al día y evitar irse a la cama justo después de comer. Hay que suspender la toma de cualquier medicamento que puedan afectar la mucosa gástrica, como los AINEs y aspirinas.

El estrés también es un factor negativo ya que se generan más secreciones ácidas en el estómago.