INSOLACIÓN

INSOLACIÓN

COMPARTIR

La insolación o enfermedad por el calor ocurre cuando la persona está expuesta por un largo período de tiempo a temperaturas muy altas o a un sol muy intenso. Las causas de la insolación comprenden altas temperaturas y alta humedad en el ambiente, y las personas suelen presentar los síntomas de la enfermedad por calor si:

  • No están acostumbrados a climas húmedos o de alto calor.
  • Es un adulto mayor o un niño.
  • Presenta alguna enfermedad.
  • Tiene sobrepeso.
  • Se está realizando alguna actividad física o ejercicio. Es posible que una persona perfectamente sana sufra de insolación si no presta atención a los síntomas iniciales.
  • Ha estado consumiendo alcohol.
  • No hidratarse suficientemente en momentos de alta humedad y/o calor.
  • Sufre de enfermedades del corazón.
  • Sufre de trastornos en las glándulas sudoríparas.
  • Tiene muchas capas de ropa encima.
  • Está bajo tratamiento con medicinas que afecten el sistema de regulación de la temperatura corporal.

La primera señal de advertencia de la enfermedad por el calor son los calambres. ES importante prestar atención a este síntoma, ya que si se ignora es muy probable que se presente una insolación fuerte. La insolación como tal ocurre cuando el cuerpo pierde la capacidad de regular la temperatura, por lo cual está sigue subiendo. En casos extremos, esto puede llevar a que la persona entre en estado de shock, sufra daño cerebral, los órganos fallen e incluso pueden morir.

Los síntomas tempranos de la insolación incluyen:

  • Dolor de cabeza.
  • Debilidad general.
  • Mareos
  • Nauseas
  • Orina turbia.
  • Piel fría y húmeda.

Si estos síntomas son ignorados, la insolación avanza y de presentarse alguno de estos, se debe llamar al servicio de emergencia:

  • Fiebre de 40°C o más.
  • Cambio en la conducta.
  • Confusión fuerte.
  • Piel caliente, seca y roja.
  • Pulso rápido.
  • Convulciones
  • Respiración superficial y rápida.
  • Demayo.

Para ayudar a las personas una vez que empiezan a presentar los primeros síntomas, se recomienda:

  • Llevar a la persona a un lugar fresco y que se acueste con los pies elevados unos 30cms.
  • Aplicar compresas frescas o colocarse directamente en agua fresca y usar un ventilador para que la temperatura corporal baje. Si se van a usar compresas, colocar en el cuello, las axilas y la ingle.
  • Dar de beber a la persona alguna bebida que aporte electrolitos, como las bebidas deportivas o preparar una solución de agua con sal (6grs de sal por 1 litro de agua).

Si la persona pierde el conocimiento o convulsiona, llevar inmediatamente a un centro asistencial médico.