HIPOTERMIA

HIPOTERMIA

COMPARTIR

La hipotermia es cuando la temperatura corporal de una persona está por debajo de los 35°C, lo cual lo hace peligrosa para la salud. Existen otros tipos de lesiones que son producidas por las bajas temperaturas que afectan las extremidades, a las cuales se les denomina lesiones periféricas por el frío. La congelación es la lesión más frecuente en esta categoría. Entre aquellas que no son producidas por el frío como tal, sino por estar expuestos a humedad fría, podemos nombrar el pie de trinchera y los sabañones, aunque esta última es ocasionada en situaciones frías y secas.

Las personas que están más propensas a sufrir de hipotermia, suelen presentar algunas de las siguientes condiciones:

  • Personas de mayor edad o niños.
  • Padece alguna enfermedad crónica, particularmente si son cardíacos o circulatorios.
  • Tiene problemas de desnutrición.
  • Está físicamente exhausto.
  • Está bajo algún tratamiento con ciertas medicinas.
  • Está bajo los efectos de algunas drogas o alcohol.

La hipotermia ocurre cuando el cuerpo está perdiendo más calor del que está en capacidad de generar.

Por lo general esto ocurre cuando se ha pasado mucho tiempo en el frío y no se tiene protección suficiente para contrarrestarlo. Por ejemplo:

  • Estar al aire libre durante el invierno sin ropa que abrigue lo suficiente.
  • Caer en aguas frías.
  • Estar cubierto en ropas húmedas, sobre todo en condiciones de viento o bajas temperaturas.
  • Hacer mucho esfuerzo y no estar bien alimentado e hidratado en temperaturas frías.

 

Es importante saber identificar los síntomas de la hipotermia; por ejemplo, al principio a la persona se le puede hacer difícil el movimiento o pensar con claridad. A veces ni se da cuenta que está necesitado de tratamiento de emergencia. Una persona con hipotermia si no es tratada, puede llegar a sufrir congelación. Entre los otros síntomas de la hipotermia, podemos mencionar:

  • Pérdida de coordinación y debilidad.
  • Piel pálida y fría.
  • Somnolencia.
  • Temblor.
  • Respiración lenta y frecuencia cardíaca baja.

De no tratarse a tiempo, la hipotermia puede derivar en un paro cardíaco, shock y coma, y en algunos casos, puede llevar a la muerte. Al darse cuenta de los primeros síntomas de la hipotermia, es vital que se acuda a un centro de asistencia médica. En caso de que la persona esté inconsciente, se deben examinar las vías respiratorias y la circulación. De ser necesario, se debe dar respiración boca a boca o RCP, incluso si la persona está respirando, pero su ritmo es de menos de seis respiraciones por minuto, se debe asistir con respiración boca a boca.

Es importante tratar de que la temperatura de la persona suba, así que se debe quitar la ropa húmeda, retirarla del ambiente frío o del viento y tratar de llevarla a un ambiente con una temperatura más alta. Se puede usar el cuerpo de otra persona para tratar de calentar a la víctima. Se pueden colocar compresas tibias en el cuello, torso e ingle. Si la persona está despierta, puede ingerir bebidas calientes y dulces. Nunca dé alcohol.