Fracturas en los huesos

Fracturas en los huesos

COMPARTIR
fracturas-en-los-huesos

Cuando un hueso se fractura, significa en pocas palabras que se rompió. No importa si es total o parcialmente, pero si la continuidad del tejido óseo es interrumpida, se habla de una fractura.

El hueso está compuesto de células óseas y tejido conectivo calcificado.

En su interior, se ubica la médula, cuya función es producir células sanguíneas. El conjunto de huesos en todo el cuerpo se llama esqueleto y su función principalmente es darle estructura o apoyo al cuerpo, permite nuestros movimientos además de servir de protección para los órganos.

Las fracturas se pueden clasificar por su severidad. Como en el cuerpo hay tantos huesos, de tantos tamaños, posiciones y funciones, dependiendo de la fuerza ejercida y de la dirección de esa fuerza, cuál hueso se ve comprometido, la edad y la salud del paciente, se podrá determinar qué tan grave es esa fractura.

Las partes del cuerpo que se ven afectadas con más frecuencia son la cadera, el tobillo y la muñeca.

Cuando un hueso se fractura, este necesita de entre cuatro a ocho semanas para sanar del todo; dependiendo de la condición general del paciente y del tipo de lesión, claro está.

Las razones más frecuentes para que un hueso se fracture son traumatismos; caídas, lesiones en actividad deportiva y accidentes.

También cuando los huesos se ven debilitados por razones de salud, como osteoporosis o algunos tipos de cáncer, que hacen que los huesos pierdan mucha de su fortaleza y cualquier traumatismo menor, puede pasar a tener serias complicaciones.

Los síntomas de una fractura por lo general incluyen:

  • Dolor.
  • Hematomas.
  • Deformidad.
  • Hinchazón.
  • Incapacidad de movimiento de la extremidad.

 Hay varios tipos de fracturas, a saber:

  • Cerrada o simple, en la que el hueso no atraviesa la piel.
  • Abierta, cuando el hueso perfora la piel, quedando el hueso expuesto y corriendo peligro de infección.
  • Fractura de tallo verde, es una fractura parcial del hueso y es similar a cuando de parte una rama. Común en niños por la flexibilidad de sus huesos.
  • Fractura por estrés, causada por un esfuerzo repetido en un mismo sitio.
  • Fractura complicada, ocasionando daños en los tejidos y estructuras que rodean al hueso; venas, nervios y arterias.
  • Fractura conminuta, el hueso se rompe en pequeños pedazos. Tardan más en curarse.
  • Fractura por avulsión, ocurre cuando los tendones se desprenden del hueso al que están anclados por alguna contracción muscular potente, rompiendo dicho hueso en el proceso.
  • Fractura por compresión, suceden cuando dos huesos se comprimen entre sí; suele ocurrir en la columna vertebral.

Aunque los lugares más propensos a fracturarse son las extremidades, es común que también ocurran en la cabeza, costillas, columna o pelvis.

Hay que tener especial cuidado con ellas, porque los órganos y tejidos que se ubican debajo de esos huesos, son de alta sensibilidad e importancia, y cualquier complicación puede ser severa.