FIBROMIALGIA

FIBROMIALGIA

COMPARTIR

La fibromialgia es una enfermedad en la que se presenta dolor crónico y generalizado por un período de tiempo mayor a tres meses. Por lo general, el dolor se encuentra enfocado en el aparato locomotor.

Esta enfermedad se puede desarrollar en cualquier momento de la vida, sin embargo, es más frecuente que aparezca en personas durante la edad media y es considerada en el gremio como la causa más frecuente de dolor musculoesquelético.

Las causas concretas se desconocen, sin embargo, se tienen fuertes sospechas de que la raíz de todo yace en una alteración de cierto neurotransmisores de sistema nervioso. Al ocurrir este desbalance de los neurotransmisores, las alteraciones que modifican las vías de modulación del dolor y que luego serían responsables de las molestias, comienzan a aparecer. Como consecuencia, los pacientes refieren que cualquier estímulo sensorial, sea presión, calor, vibración u otros, es traducido en dolor. Los síntomas más frecuentes incluyen:

  • Dolor en los músculos: llamado también mialgia, se presenta de forma persistente o crónica, y dura más de tres meses. Este tipo de dolor se caracteriza por ser difuso, no específico y suele abarcar varias partes del cuerpo. Además, el dolor en esta enfermedad tiene ciertas características propias, como lo son a alodinia, en la que se siente dolor cuando el estímulo no lo es, hiperalgesia, que es cuando el dolor que se siente es mayor en relación a lo que es el estímulo doloroso, y la persistencia del dolor por más tiempo de lo considerado normal.
  • Cansancio y fatiga: al realizar poco esfuerzo, la persona siente mucho desgaste, e incluso puede suceder sin que haya hecho ninguna actividad física y, además, no siempre desaparece al tomar un descanso.
  • Rigidez: el cuerpo se siente rígido, aunque este síntoma es común a otras enfermedades reumáticas, en el caso de la fibromialgia puede ser de características distintas a esas otras patologías como la artrosis, artritis reumatoide o el lupus. Aquí se puede acusar sensación de hinchazón, entumecimiento, calambres, contracturas musculares, movimientos involuntarios, temblor y sensación de bloqueo.
  • Problemas de sueño: el insomnio, las interrupciones durante la noche y que el sueño no sea reparador, son característica de la fibromialgia.
  • Deterioro en el área cognitiva: el paciente puede presentar dificultad para memorizar cosas, procesar información o expresarse de manera adecuada.

El diagnóstico de esta enfermedad se hace a través del examen clínico combinado con la descripción de los síntomas del paciente. No existen pruebas específicas de laboratorio o imagenología para diagnosticar, así que se puede decir que al descartar otras posibles razones para presentar los síntomas que describe el paciente, es que se puede concluir que la enfermedad es la fibromialgia. Existen unos criterios que se deben completar para poder decir que se está en presencia de esta patología, entre ellos un conjunto de 18 puntos, llamados puntos dolorosos a la presión, ubicados en distintas partes del cuerpo.

El tratamiento que se tiene hoy en día son básicamente para aliviar los síntomas, por lo cual se recetan analgésicos y antiinflamatorios. También el ejercicio es de gran ayuda para aliviar los dolores. La terapia psicológica es de gran ayuda para combatir la depresión y ansiedad que a veces acompaña esta enfermedad.