Esto es lo que debes hacer después de entrenar duro

Esto es lo que debes hacer después de entrenar duro

COMPARTIR
entrenar-duro

Al momento de comenzar una rutina de entrenamientos diariamente surgen diferentes preguntas y una de ellas es qué hacer después de entrenar y es que esos 30 minutos posteriores al ejercicio son tan importantes que no se pueden dejar de lado, por qué no basta con tirarse a la cama a descansar, es necesario realizar algunas actitudes saludables.

El estiramiento

Sin duda alguna estirarse es el primer paso después de terminar una dura sesión de ejercicios, sin embargo, es preocupante como muchas personas se saltan este paso y después sufren lesiones y dolores luego de su entrenamiento.

Los estiramientos son muy sencillos de realizar y sólo llevan cinco minutos.

Ellos ayudan muchísimo a la recuperación muscular porque permiten una mejor circulación sanguínea y le dan una sensación de descanso y alivio a los músculos, de modo que así están mejor preparados para recibir los nutrientes, de los cuales se habla en el próximo paso.

Los alimentos post-entrenamiento

No se pueden pasar los siguientes 30 minutos después de entrenar sin comer nada, pues para este momento el cuerpo perdido muchos nutrientes y está buscando alguna reserva para poder volver a funcionar completamente; si no se le da comida a tiempo, el cuerpo va tomar el músculo como alimento, y es allí donde perdemos todo el trabajo duro que hemos hecho.

Como el cuerpo va a tomar cualquier cosa que le demos como energía, no hay que preocuparse por comer alimentos integrales y proteínas tan magras, es decir, el cuerpo en ese momento no va a almacenar grasa, sino que va convertir en energía todos los alimentos.

Esto no quiere decir que se debe comer alimentos ricos en azúcar o grasas saturadas, pero sí se recomienda comer carbohidratos no integrales (papa sin piel, arroz, etc.) y proteínas de rápida absorción, preferiblemente un batido de proteína isolada será perfecto por su gran cantidad de nutrientes.

Descanso

Finalmente, un consejo esencial es descansar.

Es importante que el día después de entrenar duro se duerma muy bien (al menos unas 7 horas) y que el próximo día se trabaje un músculo diferente o se haga un tipo de ejercicio más leve para evitar lesiones y para evitar que el músculo, en vez de crecer, se debilite.

No dejemos de recordar que la recuperación es un factor importante para no sentir molestos dolores, sentirnos activos y llevar un estilo de vida saludable sin dificultad; el cuerpo lo agradece con resultados sorprendentes.