Estiramientos Musculares

Estiramientos Musculares

COMPARTIR

El concepto básico de un estiramiento muscular es una tensión mantenida sobre el músculo en dirección contraria a la de su contracción. La razón primordial por la cual se hacen estiramientos es para darle elasticidad o flexibilidad a todo el sistema músculo-tendinoso, de forma tal que se reduce la tensión generada al realizar alguna actividad física. Con ello se evita la rigidez y al mismo tiempo los prepara para los movimientos que se vayan a hacer.

Los ejercicios de estiramiento deben ser adaptados a nuestra condición física, nuestro cuerpo y musculatura y a nuestro grado inicial de flexibilidad. Es por ello que la fuerza aplicada en estos ejercicios deben ser suaves y mantenidos, para así beneficiar la elongación del tejido. Es muy importante evitar usar fuerzas bruscas y rápidas, ya que es posible lesionarse.

La práctica de estiramientos musculares después de los ejercicios es muy importante, en realidad hay muchísimas razones para realizar estos movimientos, ya que el aumento de la elasticidad a la flexibilidad de los músculos trae múltiples beneficios al organismo. La tensión muscular que es generada al momento de realizar la actividad física es altamente reducida gracias a los estiramientos, así como inevitablemente la postura se ve afectada de forma positiva.

Otra de las fuertes ventajas es que la fatiga muscular se ve aliviada y la persona se siente mucho más relajada. La prevención de tirones y otras lesiones en los músculos y articulaciones se ve altamente beneficiada, además que facilita en gran medida la oxigenación del músculo, mejorando la circulación del flujo sanguíneo.

Es importante que los estiramientos se realicen de forma sostenida y concentrada en el grupo muscular que se quiere trabajar. Hay que hacerlos a conciencia de los beneficios que trae y de realizarlos de forma correcta.

Se recomienda que la elongación se lleve a cabo de forma progresiva y que se llegue a un nivel de tensión moderada, de forma tal que se pueda relajar mientras se realiza el estiramiento. La sensación de tensión que se puede sentir, suele ir disminuyendo a medida que se mantiene la tensión.

Luego se puede ir incrementando el tiempo y la tensión en los músculos trabajados, pero sin llegar a generar dolor. Mientras se hacen los estiramientos, la respiración debe ser lenta, regular y rítmica. No es recomendable que se aguante la respiración al tensar los músculos. Inspira el aire antes de empezar la tensión y vas exhalando lentamente durante el ejercicio.

Las elongaciones o estiramientos son fundamentales en la rutina de ejercicios. Solo debes dedicarle unos minutos, y así evitarás lesiones, dolores musculares y mantendrás los músculos flexibles y elásticos, mejorando el rendimiento de tu cuerpo durante la actividad física.