El Método Pilates

El Método Pilates

COMPARTIR
pilates

El método Pilates es una rutina de ejercicios que se desarrolló en la segunda década del siglo XX por Joseph Pilates, donde se enfocó en crear un entrenamiento que abarca tanto el aspecto físico como el mental, uniendo así ejercicios de dinamismo y fuerza muscular, control mental, respiración y relajación.

Uno de los objetivos principales es desarrollar los músculos del núcleo, cuy función incluye dar estabilidad y mantener el equilibrio del cuerpo, ayudar a la columna vertebral, por ende es frecuentemente usado como terapia de rehabilitación para lesiones de la espalda.

En las últimas décadas se ha vuelto muy popular en el mundo ya que se ha convertido en un ejercicio practicado por celebridades, las cuales no dejan de hablar de sus bondades.

Otra de las importantes ventajas del Pilates es que se trabaja mucho la flexibilidad muscular, que resulta de gran ayuda a la hora de prevenir lesiones y dolores en los músculos.

Gracias al esfuerzo que se hace durante los ejercicios, se logra una tonificación muscular importante, la circulación sanguínea mejora significativamente (evitando las várices, por ejemplo) y contribuye a conseguir el tan deseado vientre plano.

Para practicar esta serie de ejercicios, existen varias formas y versiones. Aunque se pueden englobar básicamente en dos: los que usan aparatos y los que se realizan simplemente en el suelo con una pequeña colchoneta.

En ambos casos, los principios fundamentales del Pilates se mantienen y sin ellos el ejercicio no dará los resultados esperados.

Esos principios se pueden resumir en los siguientes:

  • Concentración: este es un ejercicio que exige un alto nivel de concentración. Los movimientos que se realizan deben ser muy controlados, en coordinación con la respiración y conscientes.
  • Centro de energía: el llamado centro de energía o núcleo se ubica en la parte inferior del tronco. El fortalecimiento de esta zona es clave para el Pilates, ya que permite que el cuerpo se mueva de forma equilibrada y libre, previniendo compensaciones y movimientos que puedan ser dañinos. Este grupo muscular es el que inicia todos los movimientos en los ejercicios y es la que los mantiene también, siempre están activados durante la rutina.
  • Respiración: la respiración en Pilates es de vital importancia ya que al hacerla de forma correcta, se ve aumentada la capacidad pulmonar y una mejorada circulación sanguínea. La técnica correcta es inhalar por la nariz y exhalar por la boca entreabierta y haciendo presión, no simplemente soplar. Debe ser lenta y contínua.

El Pilates es un ejercicio bastante completo, de bajo impacto y que trae beneficios tanto físicos como mentales de gran importancia.

Tiene la ventaja de que se puede realizar sin necesidad de aparatos en la casa.