DIENTE IMPACTADO

DIENTE IMPACTADO

COMPARTIR

Cuando un diente no logra emerger de forma natural a través de la encía, se le llama diente impactado.Durante la infancia, los dientes comienzan a hacer erupción o emerger a través de las encías. Cuando los dientes temporales se caen o son extraídos, sucede el mismo proceso durante varios años hasta que salen las últimas muelas, llamadas muelas de juicio o cordales.

A veces, se presentan problemas de mal alineamiento dental o maloclusión, en los que los dientes no emergen de forma recta, sino que lo hacen inclinados o incluso de lado, impactando el diente vecino y erupcionando de forma parcial o no haciéndolo en absoluto. Estas muelas de juicio o cordales, son las que más problemas suelen dar de este tipo.

Las razones por las que un diente no logre salir y se quede atascado pueden variar. Es posible que haya una simple falta de espacio en la mandíbula o maxilar. Por razones que se sospechan evolutivas, el espacio en estos huesos es cada vez menor, por lo cual este problema se ha hecho cada vez más común en las últimas generaciones.

Cuando esto sucede, muchas veces la persona no siente ninguna molestia, sin embargo, al diente tratar de erupcionar así sea de lado, puede empujar el diente vecino y este a su vez hacer lo propio con el otro, ocasionando problemas de oclusión con el tiempo. Si el diente emerge de forma parcial, este se puede convertir en una especie de trampa donde se alojan restos de alimentos y acumula placa dental, y debido a su malposición, puede ser difícil de limpiar de forma correcta, posiblemente causando mal aliento, caries dental y otros daños a los tejidos circundantes.

En ocasiones un diente que esté saliendo de forma parcial por estar impactado puede presentar algunos síntomas, como lo pueden ser:

  • Dolor en las encías cercanas.
  • Dolor en la mandíbula.
  • Inflamación de la encía en el diente afectado.
  • Mal aliento.

Cuando se visita al odontólogo por estos problemas, este hará un examen visual completo y mandará a realizar radiografías para confirmar la presencia de uno o más dientes impactados, además de verificar que no se haya producido caries u otros daños en los tejidos duros alrededor.

El tratamiento para un diente impactado, cuando está causando problemas y molestias consiste en la exodoncia o extracción dental del mismo. Si se observa en la radiografía que hay algún otro diente retenido o si el mismo diente no está causando ninguna molestia, no es necesario proceder a la extracción.