Diabetes tipo 1

Diabetes tipo 1

COMPARTIR
diabetes-tipo-1

 La diabetes tipo 1 es una enfermedad crónica, que dura por toda la vida y se caracteriza por tener un nivel de azúcar alto en la sangre.

Esta enfermedad se puede presentar a cualquier edad, aunque es más frecuente que comience en la niñez, adolescencia o en adultos jóvenes.

El páncreas es responsable de la producción de una hormona llamada insulina, gracias a un grupo de células especializadas, de nombre células beta. Esta glándula se encuentra por detrás y debajo del estómago.

La hormona de la insulina tiene la función de movilizar la glucosa en la sangre dentro de las células, para ser utilizada como energía. Cuando se presenta la diabetes tipo 1, estas células beta tienen dificultad para producir la insulina.

Cuando se tiene la deficiencia de esta hormona, la glucosa es acumulada en la sangre en vez de entrar en las células. Cuando ocurre esto, se habla de hiperglucemia, por lo tanto el organismo se encuentra inhabilitado para utilizar la glucosa y obtener la energía de ella, lo que conlleva a los síntomas de la diabetes tipo 1.

No se conoce bien la causa exacta de la diabetes tipo 1, pero existen teorías que indican que se trata de un trastorno autoinmune, que es cuando el sistema inmunológico del cuerpo ataca por equivocación tejido sano.

Cuando se trata de la diabetes tipo 1, es posible que haya algún desencadenante, como una infección, que hace que el cuerpo empiece a atacar las células beta, que son las productoras de insulina.

Los síntomas más frecuentes de la diabetes tipo 1 cuando se tienen altos niveles de azúcar, incluyen:

  • Sentir mucha sed.
  • Fatiga constante.
  • Visión borrosa.
  • Sentir mucha hambre.
  • Hormigueo o entumecimiento en los pies.
  • Pérdida de peso.
  • Orinar con más frecuencia.
  • Aliento dulce.
  • Dolor de estómago.
  • Respiración rápida y profunda.

Para diagnosticar la diabetes tipo 1, se deben realizar una serie de exámenes de sangre, a saber:

  • Hay que medir la glucemia en ayunas. Cuando en dos ocasiones diferentes este nivel supera los 126 mg/dl, es fuerte indicador de diabetes tipo 1.
  • Nivel de glucemia aleatoria. Se mide no estando en ayunas, y si es mayor a 200 mg/dl es otra bandera roja.
  • Prueba de tolerancia a la glucosa oral. Si después de dos horas de ingerir una bebida azucarada especial el nivel de glucemia es mayor a 200 mg/dl, se puede diagnosticar diabetes tipo 1.
  • Examen de hemoglobina A1c.

El tratamiento consiste en la administración vía subcutánea de insulina sintética para controlar el nivel de glucosa en la sangre.

Es importante que el paciente sepa reconocer los síntomas de niveles altos o bajos de azúcar, por lo cual debe estar monitoreado de cerca y con mucho cuidado.