Dengue

Dengue

COMPARTIR
dengue

 

 El dengue es una enfermedad viral que es transmitida por la picadura de los mosquitos.

Esta enfermedad es provocada por uno de cuatro virus que están relacionados entre sí. El vector más común es el mosquito Aedes aegypti y es habitualmente encontrado en las zonas tropicales y subtropicales. Es muy raro ver casos de dengue en países europeos y en Norteamérica.

Los síntomas del dengue comienzan a manifestarse entre cuatro a siete días después de la infección, siendo el primero una fiebre repentina y alta, alrededor de los 40,5°C.

Un par de días después, se podrá observar una erupción en la piel, roja y plana, en varias zonas del cuerpo. Luego se desarrollará una erupción parecida a la del sarampión. Frecuentemente la piel se siente muy sensible y presenta mucha molestia.

Además de estos síntomas, las personas afectadas pueden sentir:

  • Cansancio o fatiga.
  • Dolor de cabeza.
  • Náusea.
  • Vómitos.
  • Dolores en las articulaciones.
  • Dolores en los músculos.
  • Inflamación de los ganglios.
  • Congestión nasal.
  • Dolor de garganta.

Para diagnosticar esta enfermedad, se hacen un examen de sangre en el cual se buscan ciertos marcadores:

  • Título de anticuerpos para los virus del dengue.
  • Conteo de sangre completo.
  • Examen de función hepática.

El tratamiento para el dengue común no existe como tal. Se debe ingerir mucho líquido para evitar deshidratación y se puede usar acetaminofén para bajar la fiebre.

La aspirina y el ibuprofeno están contraindicados para esta enfermedad ya que se corre el riesgo de empeorar los problemas de sangrado.

Al transcurrir aproximadamente una semana, o quizás un poco más, la enfermedad pasa. Se debe aclarar que es muy molesta, causa un fuerte malestar, pero no es mortal. Una vez curada, la persona afectada tendrá una recuperación completa.

Es importante, sin embargo, tener cuidado durante esta enfermedad y tomarla en serio, ya que puede tener complicaciones como convulsiones si la fiebre llega a ser muy alta y se corre el riesgo de deshidratarse severamente, poniendo en peligro otras funciones corporales e incluso la vida, sobre todo en pacientes de avanzada edad o niños pequeños.

No hay muchas formas de prevenir esta enfermedad, aparte de usar repelentes para mosquitos, el uso de mosquiteros para evitar la picadura de los mosquitos.

También se podrían limitar las actividades al aire libre durante las temporadas cuando los mosquitos proliferan más, sobre todo al amanecer y al atardecer.

Si sospecha que usted o un familiar tiene dengue, es importante llamar al médico para hacer las pruebas de rigor y llegar a un diagnóstico definitivo.