Déficit de atención

Déficit de atención

COMPARTIR
tdah

El déficit de atención se refiere a un trastorno que se caracteriza por la imposibilidad del niño de concentrarse en una sola actividad.

Le cuesta mantener el enfoque o concentración y suele ser indeciso sobre lo que quiere.

La impulsividad en sus decisiones, la dificultad para quedarse tranquilo y su inhabilidad para completar lo que empieza, son señales a tomar en cuenta. El nombre que se la ha dado a este trastorno es Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) y se cree que se origina a nivel genético y en el sistema nervioso.

Entre las principales características del TDAH, que afecta el comportamiento de los niños, se pueden incluir el no poder mantener la atención, estar desequilibrados emocionalmente, distraerse con facilidad y frecuentemente, y siempre estar en movimiento e inquietos.

El déficit de atención es causado, desde el punto de vista neurológico, por una disfunción cerebral que afecta a niños y adultos, donde los síntomas incluyen comportamientos inusuales; hiperactividad, impulsividad y dificultad para prestar atención.

Los síntomas del TDAH abarcan muchas áreas; fisiológicos, cognitivos, motores y afectan seriamente el rendimiento de una persona y afecta sus relaciones interpersonales.

El tratamiento para una persona con déficit de atención es multidisciplinario, e incluye terapia psicológica, para poder determinar el origen del comportamiento y cuáles son las funciones de la persona que se ven comprometidas específicamente por el trastorno.

Las conclusiones a las que llegue el terapeuta serán compartidas con los otros especialistas involucrados en el tratamiento y cada quién tomará las decisiones pertinentes a su área.

Como se mencionó antes, se cree que el TDAH tiene una raíz genética, donde en ocho de cada diez casos existen factores hereditarios. Sin embargo, hay factores de riesgo que no necesariamente tienen que ver con genética, como por ejemplo fumar durante el embarazo.

En cuanto a cómo lleva su vida una persona con este trastorno, es frecuente que la conducta de estas personas tienda a ser conflictiva y le genere problemas para integrarse en grupos de trabajo, así como presentar dificultad a ser incluido en estos grupos.

Como consecuencia directa, es muy probable que los resultados a nivel académico para estos individuos sea deficiente, y es común que hayan episodios de depresión y una mayor probabilidad a llegar a consumir sustancias adictivas.

Existen medicamentos diseñados para tratar los síntomas del TDAH, en el grupo de las anfetaminas tenemos la dexanfetamina, el metilfenidato. Estos fármacos deben ser tomados bajo una estricta supervisión médica y se debe seguir al pie de la letra, ya que suelen tener efectos secundarios severos.

Es importante saber que este trastorno no impide que la persona pueda desarrollar una carrera profesional y una vida plena, muchas de las mentes más brillantes la han tenido y eso no fue obstáculo para ellos; Albert Einstein, Leonardo Da Vinci y Thomas A. Edison son algunos ejemplos.