¡Cuidado con las caries dentales!

¡Cuidado con las caries dentales!

COMPARTIR
caries dentales

Las caries dentales son básicamente hoyos que se forman en la superficie del diente causando daños estructurales al mismo.

Esto le puede ocurrir a cualquiera, pero son más comunes en los niños y adultos jóvenes. Es una de las principales causas de pérdida de dientes en la población joven.

Causas

El principal causante de las caries son las bacterias que habitan de forma natural en la cavidad bucal.

Estas bacterias tienen la característica de usar los restos alimenticios, sobre todo de los azúcares y almidones, en ácidos, el cual ataca el esmalte dental.

Otra gran protagonista en este problema es la placa dental; la placa dental es una substancia pegajosa formada por restos de alimentos, ácidos, saliva y la bacteria residente en la boca.

Esta placa se adhiere a la superficie de los dientes y se acumula fácilmente, sobre todo en los dientes posteriores bordeando la encía. Cuando la placa no es removida, ella se endurece y se transforma en cálculo dental.

Esta es una capa muy dura que se adosa firmemente a los dientes y solo se puede eliminar con instrumentos especiales; si se deja por mucho tiempo, la combinación entre el cálculo dental y más placa, puede causar gingivitis (inflamación de las encías) y enfermedad periodontal, que puede llevar a la pérdida de soporte óseo y dientes.

La placa se empieza a forma apenas 20 minutos después de comer, y si no se elimina, comenzará el proceso de deterioro al esmalte por parte de los ácidos.

El esmalte se comenzará a debilitarse con el tiempo hasta que se llegan a formar pequeño huecos en él.

Estos huecos, o caries, no suelen presentar dolor sino hasta que llegan a cierta profundidad en el diente, cuando la dentina se ve afectada.

Si no se trata, la carie puede llegar a la pulpa y resultar en un absceso dental.
Síntomas

Las caries en realidad no presentan síntomas, ya que el esmalte no tiene terminaciones nerviosas ni acceso a la pulpa directamente, a diferencia de la dentina, y como las caries comienzan es en el esmalte, mientras estén en ese nivel, no presentarán síntomas que el paciente pueda sentir.

Sin embargo, si la carie está ubicada en un sitio de fácil visibilidad, es posible que se pueda ver a simple vista como un pequeño hoyo en el diente, a veces con un tono marrón.

Una vez que llega a la dentina, es posible que se sienta molestia al comer alimentos dulces, calientes o muy fríos.

Diagnóstico

Por lo general las caries son descubiertas en exámenes rutinarios por el odontólogo, a veces en sus fases iniciales, así que de ser tratadas a tiempo, no suele haber mayor complicación.

Las radiografías son una herramienta muy usada, ya que ellas pueden mostrar la presencia de caries antes de que sean visibles a simple vista.

Tratamiento

 Dependiendo de la profundidad de la carie, el tratamiento consistirá básicamente en eliminar el tejido afectado del diente con una pieza de mano o turbina y rellenar el espacio con material restaurador; hoy en día las amalgamas metálicas están cada vez más en desuso y se prefieren las resinas compuestas, por ser más estéticas y biocompatibles.

Si la carie llega a la pulpa dental, se deberá realizar un tratamiento endodóntico y según la cantidad de estructura dental que se haya perdido, se restaurará con una corona o incrustación.
Prevención

 La mejor forma de prevenir las caries dentales es por medio de una rutina de higiene oral adecuada, evitar las comidas y golosinas pegajosas y una visita frecuente al odontólogo, cada seis meses es lo más recomendable.