¡Cuida las uñas de tu pie!

¡Cuida las uñas de tu pie!

COMPARTIR
las-unas-de-pie

              Si el borde de la uña de tu pie cuando está creciendo, se entierra en la piel de tu dedo, tienes una uña encarnada.

A veces esto viene acompañado de dolor, inflamación y enrojecimiento de la zona.

Las causas más comunes de esta molestia son cuando la uña del pie no es recortada de forma correcta o el uso de zapatos que no son de la talla adecuada. Casi siempre el dedo más afectado es el dedo gordo del pie, pero puede ocurrir en cualquier otro.

También si se ejerce alguna presión fuerte sobre el dedo del pie, como por ejemplo usar zapatos demasiado ajustados. A veces si se tiene una deformidad en el pie, puede existir una presión adicional sobre los dedos.

Cuando se cortan las uñas, es importante tener en cuenta que es riesgoso cortarlas demasiado cortas y que los bordes no queden redondeados, porque al crecer en esa forma, estas se pueden enroscar e incrustarse en la piel.

También es buena idea que si por alguna incapacidad física o falta de visión, no se puede arreglar las uñas de los pies de forma cómoda, es mejor que lo haga alguien que sepa, ya que sin poder tener una acceso apropiado, se pueden cometer errores que terminan en la uña encarnada.

Hay personas que tienen la mala suerte de tener por naturaleza las uñas encorvadas y tienen una mayor tendencia a que les crezcan hacia abajo.

Algunos deportes contribuyen a estos episodios, deportes en los que existe contacto físico del pie con objetos o donde se corre el riesgo de que los oponentes o mismos compañeros se pisen, como por ejemplo football, rugby, basketball. Ciertos tipos de danza, como el ballet, también presentan alto riesgo para las uñas de los pies.

El tratamiento para una uña encarnada no es muy complicado. Sin embargo, si la persona es diabética, o ha sufrido daños en los nervios del pie o pierna previamente o si presenta señales de infección, acuda al médico. De resto, puede ser tratado en casa sin problema.

El procedimiento para tratar esta lesión es el siguiente:

  • Poner el pie en agua caliente 3 o 4 veces al día. De resto, asegurarse que el dedo afectado esté seco.
  • Masajear suavemente la piel inflamada.
  • Colocar debajo de la uña, un pedazo de algodón pequeño o hilo dental. El algodón debe estar mojado con antiséptico.

              Para prevenir futuros problemas tenga en cuenta a la hora de cortarse las uñas de los pies:

  • Mojar el pie en agua caliente para que se ablande la uña.
  • Asegúrese de que el cortaúñas que vaya a usar, esté limpio y afilado.
  • Siempre haga un corte recto y a lo largo de la punta. No redondee las esquinas.

Una vez resuelto el problema, si se toman las precauciones debidas para evitar que vuelva a aparecer, no debería presentar ninguna complicación.

Si por algún motivo se ve afectado de forma repetitiva o se generan infecciones más serias, es recomendable ver a su médico.