Conozca la Síndrome de Wolff-Parkinson-White

Conozca la Síndrome de Wolff-Parkinson-White

COMPARTIR

El síndrome de Wolff-Parkinson-White es una enfermedad en la cual se presenta una ruta eléctrica adicional en el corazón. Esto puede llevar a episodios en los cuales se presenta taquicardia, o una aceleración en la frecuencia cardíaca. Esta condición es una de las causas más frecuentes de problemas de corazón en los niños y bebés.

En condiciones normales, las señales eléctricas en el corazón, siguen una ruta determinada, lo cual permite que éste pueda latir de manera regular y previene latidos fuera de tiempo o adicionales. Cuando una persona tiene el síndrome de Wolff-Parkinson-White, existe una ruta adicional por la cual viajan algunas señales eléctricas. Esta ruta adicional por la que viajarían estas señales, provocarían una frecuencia cardíaca acelerada, llamada taquicardia supraventricular.

En la mayoría de los casos, el síndrome de Wolff-Parkinson-White no viene acompañado de otras afecciones cardíacas, sin embargo, sí ha sido vinculado con otras anomalías del corazón, como por ejemplo la anomalía de Ebstein.

Los Síntomas

La frecuencia con la que se dan los episodios de taquicardia depende de la persona. Hay casos en los que el paciente experimenta taquicardia unas pocas veces mientras otros pueden tener episodios una o dos veces a la semana, o incluso más. También es posible que no existan síntomas de ningún tipo, y que la condición es detectada al hacer un examen cardíaco por algún otro motivo. Cuando sí existen síntomas, la persona puede presentar:

  • Dolor en el pecho.
  • Presión en el pecho.
  • Vértigo.
  • Mareo.
  • Desmaios.
  • Palpitaciones (cuando la persona tiene la sensación de poder sentir los latidos del corazón, casi siempre de forma acelerada o irregular).
  • Problemas para respirar.

Diagnóstico y Tratamiento

Si se realiza un examen cuando está sucediendo un episodio de taquicardia, se puede observar que la frecuencia cardíaca está por encima de 100 latidos por minuto, cuando en estado de reposo normal, en una persona adulta, ella oscila entre los 60 y 100 latidos por minutos. En la mayoría de los casos la presión arterial estará en niveles normales o un poco baja.

Si al momento del examen el paciente no está teniendo un episodio de taquicardia, la frecuencia cardíaca será normal, por lo que será necesario el monitoreo continuo con ECG, por ejemplo usando un monitor Holter. También a través de un estudio electrofisiológico intracardiaco se puede determinar la localización de la ruta eléctrica adicional.

El tratamiento de este síndrome consiste en medicamentos antiarrítmicos, con el propósito de prevenir y controlar las aceleraciones en el ritmo cardiaco. También se puede recurrir a la ablación con catéter para poder eliminar la zona que está provocando la taquicardia.