Cataratas

Cataratas

COMPARTIR

En condiciones normales, el cristalino del ojo es transparente, su función es como el de un lente en una cámara; enfoca la luz desde que entra hasta que llega a la parte posterior del ojo.

Hasta que se llega a la edad de 45 años, el cristalino tiene la capacidad de cambiar de forma, permitiendo que este se enfoque sobre un objeto, sin importar si está cerca o lejos. Con el tiempo, la proteínas que se encuentran en el cristalino se empiezan a descomponer, tornándose opaco, haciendo que los objetos se vean borrosos. A esta condición se le llama catarata.

Las razones detrás de la formación de cataratas son muchas, pero incluyen:

  • Lesiones en el ojo.
  • Historia familiar de cataratas.
  • Ser fumador,
  • Cirugía por otra afección en el ojo.
  • Exposición prolongada a la luz solar.

También ocurre con frecuencia que la razón de la formación de la catarata es desconocida. El desarrollo de la catarata suele ser lenta y no produce ningún dolor, pero la visión del ojo se va deteriorando poco a poco.

Cuando un paciente se queja de tener cataratas, los problemas visuales por los cuales acude al especialista suelen ser:

  • Visión nublada o borrosa.
  • Sensibilidad al resplandor.
  • Problemas para ver de noche o con poca luz.
  • Visión doble.
  • Problemas para definir los bordes de los objetos.
  • Dificultad para diferenciar las sombras de los colores.
  • Cuando se observa una luz, esta se ve con un halo alrededor.
  • Los colores pierden intensidad.

Las cataratas pueden afectar uno o ambos ojos, aunque uno puede estar más afectado que el otro. La manera de diagnosticar las cataratas es a través de un examen ocular estándar y el examen con lámpara de hendidura.  Si se detecta cataratas en un nivel incipiente, el médico puede sugerir algunas opciones:

  • Usar lentes de sol.
  • Tratar de aumentar la iluminación.
  • Nueva prescripción para los lentes.

Cuando la visión empieza a empeorar, será necesario tomar medidas en la casa para  evitar accidentes como caídas y otras posibles lesiones. El tratamiento único para eliminar la catarata es a través de una cirugía para su extirpación. Esta operación está indicada si la visión está comprometida, de no estarlo, no es necesaria. El momento de una posible intervención será decidida entre el paciente y el oftalmólogo.

Después de una cirugía, es posible que la visión no sea 20/20 si además de las cataratas se presentan otras afecciones en el ojo, pero de no ser así, la recuperación es bastante sencilla y no es frecuente que ocurran complicaciones.