Bruxismo

Bruxismo

COMPARTIR

Es cuando las personas aprietan los dientes o hace deslizar los dientes, ya sea de lado a lado o de atrás hacia adelante. Por lo general esta es una costumbre que se hace de forma inconsciente, y puede ocurrir en el día o la noche. Cuando sucede durante el sueño, suele ser más problemático ya que se hace más difícil de controlar.

La causa específica de este trastorno no se conoce, hay muchas opiniones que se contradicen, sin embargo muchos coinciden en que el estrés puede ser un desencadenante importante de este problema. El bruxismo puede generar dolor y otros problemas dependiendo de la persona; hay quienes aprietan sus dientes durante años y no lo saben. Existen varios factores que pueden influir en la aparición de esos otros problemas, que incluyen:

  • La cantidad de estrés.
  • El tiempo que se lleva y la fuerza con la que se aprieten los dientes.
  • Si existen problemas de maloclusión.
  • La capacidad de la persona de relajarse.
  • La postura.
  • La dieta que se ingiere.
  • Los hábitos de la persona al dormir.

Debido a la mecánica del bruxismo, se puede estar ejerciendo presión sobre los músculos, dientes y tejidos de soporte alrededor de los maxilares. Además que puede afectar la articulación temporomandibular o ATM.

El roce constante entre los dientes, puede causar un desgaste en ellos y en algunos casos causar suficiente ruido como para interrumpir el sueño de otras personas.El bruxismo puede estar acompañado de otros problemas como:

  • Ansiedad o estrés.
  • Dolor de oído.
  • Depresión.
  • Trastornos de la alimentación.
  • Dolor de cabeza.
  • Sensibilidad en los músculos de la cara, especialmente en la mañana.
  • Sensibilidad en los dientes.
  • Problemas para conciliar el sueño.
  • Inflamación de la mandíbula.

Para descartar problemas alternos que puedan causar síntomas similares, se debe estar seguro que no se trata de:

  • Problemas dentales, como caries o fracturas.
  • Infecciones en el oído.
  • Otros problemas en la articulación temporomandibular.

El tratamiento para el bruxismo apunta a reducir el dolor, disminuir el roce o al apretamiento de los dientes y prevenir daños dentales o a las estructuras de soporte. Es frecuente que se indique el uso de una férula para evitar el desgaste de los dientes y amortiguar la presión sobre la ATM.

Sin embargo, es importante tratar de atacar el problema o las causas que puedan estar generando el bruxismo; por ejemplo, si es el estrés o la ansiedad lo que está generando el problema, buscar formas de reducir esos niveles de tensión.