Astigmatismo

Astigmatismo

COMPARTIR
astigmatismo-diagnostico

 

Existen varios tipos de errores de refracción ocular, que son los causantes de la visión borrosa y falta de foco. Además pueden causar cansancio y dolor de cabeza, cuando las personas se esfuerzan por enfocar los ojos, causando estrés en la musculatura ocular y los nervios.

Además del astigmatismo, podemos incluir la miopía y la hipermetropía entre otros defectos de la visión provocados por errores de refracción.

En la visión normal, la luz entra al ojo y es refractada o curvada por la córnea, ubicada en la parte frontal del ojo, y luego es enfocada sobre la retina, la cual está en la parte posterior del ojo.

Cuando se sufre de astigmatismo, la superficie de la córnea está curvada de forma irregular, por lo cual se imposibilita el enfoque correcto de la luz y de las imágenes sobre la retina.

No se sabe con certeza la causa de este defecto, pero se sabe que está presente desde el momento de nacer. Comúnmente el astigmatismo viene acompañado de miopía o hipermetropía, en estos casos se le denomina astigmatismo miópico o astigmatismo hipermetrópico, o astigmatismo mixto, que es cuando se tienen los tres errores de refracción.

La característica principal del astigmatismo es la dificultad de ver detalles en los objetos, tanto de cerca como de lejos.

Para diagnosticar el astigmatismo, se requiere hacer un examen una prueba de refracción, que es un procedimiento de rutina durante el examen oftalmológico estándar. También se puede realizar una oftalmoscopia, que es otro tipo de examen en el cual se mide la refracción usando luz reflejada.

Si el astigmatismo es muy leve, es posible que no sea necesario corrección, pero una vez que llegue a cierto nivel de molestia o si se presenta mucha dificultad para ver, será necesario el uso de lentes correctivos, ya sea de contacto o anteojos.

Al igual que la miopía o la hipermetropía, el astigmatismo puede ser corregido por medio de la cirugía láser, en la cual la superficie de la córnea es cambiada a una forma que permita la correcta refracción de la luz.

Esta condición puede ir incrementando con la edad, por lo que es factible que sea necesario cambiar la fórmula de los lentes correctivos al pasar el tiempo. En niños es importante verificar la condición de ambos ojos en el examen oftalmológico, ya que si se deja sin tratar uno de ellos, se puede presentar una complicación llamada ambliopía u ojo perezoso.